Textura de fondo

Ver vídeo presentación

Fundación para la Prevención de los Riesgos Laborales

GESTIÓN DEL ACOSO ESCOLAR

Acoso Escolar

Plan de convivencia


1. Introducción (ver)

2. Fases en la elaboración del Plan de Convivencia de Centro (ver)

 

1. Introducción


Aprender a convivir en la sociedad forma parte de las habilidades básicas del ser humano y constituye uno de los principales desafíos de los sistemas educativos actuales que persiguen que las sociedades sean más modernas, justas y democráticas; más igualitarias, cohesionadas y pacíficas.

La educación en la convivencia es a la vez un objetivo básico de la educación y un elemento imprescindible para el éxito de los procesos educativos. Aprender a respetar, a tener actitudes positivas, a aceptar y asumir los procesos democráticos, debe ser una prioridad para toda la comunidad escolar ya que prepara al alumnado para llevar una vida social adulta satisfactoria, autónoma y para que pueda desarrollar sus capacidades como ser social.

Convivir es “vivir en compañía de otros”, por lo tanto se entiende por convivencia la relación entre todas las personas que componen una comunidad. Una buena convivencia exige respeto mutuo, aceptación y cumplimiento de normas comunes, de otras opiniones y estilos de vida, respeto a la diversidad y de resolución pacífica de tensiones y conflictos.

El conflicto es un proceso natural en las relaciones entre personas, siendo inherente a la vida en sociedad. Aprender a solventar estas situaciones de forma correcta es necesario para el desarrollo intelectual, emocional y social de las personas.

El Plan de convivencia, para ser útil y eficaz, debe comprometer a toda la comunidad educativa, por lo que debe ser elaborado utilizando estrategias participativas que garanticen el compromiso de todos los sectores de dicha comunidad, tanto en el diseño del Plan como en su posterior desarrollo y evaluación. Sólo cuando las personas se sienten agentes integrados en los procesos de participación y decisión se consigue aumentar el nivel de compromiso e implicación.

El proceso de elaboración del Plan de Convivencia deberá ser coordinado por el equipo directivo y debe estar abierto a la participación de todos los sectores de la comunidad educativa: Comisión de Coordinación Pedagógica, Equipos de Ciclo o Departamento Didácticos, Personal Laboral, AMPAS, Junta de Delegados del alumnado, etc.

Para la elaboración del Plan es aconsejable la constitución de un equipo de trabajo, cuya composición será la siguiente:

  • Uno o dos miembros del equipo directivo.
  • El orientador del centro.
  • Uno o dos profesores.
  • Dos representantes de familias (uno del AMPA y uno del Consejo Escolar).
  • Dos representantes del alumnado (uno de la Junta de Delegados o Asociación y uno del Consejo Escolar).
  • Un representante del personal de administración y servicios.

Una vez elaborado el Plan, éste será presentado al claustro y posteriormente deberá ser aprobado por el Consejo Escolar, así mismo deberá ser supervisado por la Administración educativa.

Tras este proceso, el Plan de Convivencia pasará a formar parte del Proyecto Educativo del Centro, debiéndose incorporar las modificaciones derivadas del Plan a los documentos programáticos del centro que se vean afectados: P.A.T. (Plan de Acción Tutorial), R.R.I. (Reglamento de Régimen Interno), P.A.D. (Plan de Acogida a la Diversidad), etc.

SUBIR >


2. Fases en la elaboración del plan de convicencia del centro


A modo de aproximación, el proceso de elaboración del Plan de Convivencia puede seguir las fases recogidas en el siguiente cuadro:

 

FASES DE LA ELABORACIÓN

REFERENTES O INSTRUMENTOS A UTILIZAR

 

SENSIBILIZACIÓN

 

Divulgación entre la comunidad educativa y creación del equipo de trabajo.


QUÉ Y POR QUÉ DEL PLAN

  • Campaña de sensibilización.
  • Reuniones explicativas con distintos sectores de la comunidad educativa: ciclos, departamentos, tutorías con el alumnado, AMPAS…

 

DIAGNÓSTICO

Características del centro y su entorno

QUÉ Y CÓMO SOMOS

  • Proyecto Educativo de Centro.

Análisis de la realidad del centro en materia de convivencia y clima escolar.

CÓMO ESTAMOS

  • Anexo II: Modelos de registro para el análisis de la realidad del centro en materia de convivencia y clima escolar.
  • Anexo III: Cuestionario para la evaluación de la convivencia en los centros educativos.

Análisis de las medidas y actuaciones actuales.


QUÉ HACEMOS

  • Reglamento de Régimen Interno en vigor.
  • Informes, evaluaciones y memorias de los planes del centro que incidan en la convivencia escolar.
  • Aportaciones de la comunidad escolar.

 

CONCRECIÓN   DEL   PLAN

Definición de los objetivos del plan y del modelo de convivencia

QUÉ QUEREMOS

  • Valoración de aportaciones de los sectores de la comunidad escolar.
  • Priorización de necesidades y objetivos.

 Registro de las medidas del Plan ya existentes y de las nuevas estrategias de actuación

COMO LO HAREMOS

  • Actuaciones que los centros pueden implementar para mejorar el clima escolar tanto en alumnado, en el currículo del centro, en el grupo-clase, con las familias, en el contexto social del alumnado y en el profesorado

Detección de necesidades: recursos, protocolos, etc.

QUÉ NECESITAMOS

  • Determinar recursos materiales y formativos necesarios para el desarrollo de las líneas de intervención.

DESARROLLO, SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN   DEL   PROCESO

Planificación, secuenciación y desarrollo de las actuaciones.

APLICAMOS

  • Recogidas en un documento.

Evaluación cuantitativa y cualitativa del desarrollo del plan: revisión y mejora.

REVISAMOS

  • Recogidas en un documento de evaluación.

Figura 4: Fases de la elaboración del plan de convivencia en el centro.


A continuación explicamos con más detenimiento las distintas fases del proceso que se puede seguir para elaborar el Plan de Convivencia.

Sensibilización

Es fundamental preparar y sensibilizar a la comunidad escolar sobre la importancia que tiene para los centros una adecuada convivencia y clima escolar. Lograr la colaboración de la comunidad educativa permitirá que la elaboración del Plan sea sentida como una necesidad de todos y un beneficio para todos.

Aunque en la comunidad educativa convivan distintos modos de entender la educación es necesario ponerse de acuerdo en los aspectos básicos. En esta fase es prioritario conformar los equipos de trabajo que van a tener la responsabilidad de la elaboración del Plan.

Diagnóstico

Se trata de recoger por escrito la situación de partida del centro respecto a la convivencia para, de esta manera, poder determinar los aspectos esenciales que están influyendo en ella, tanto de forma positiva como de forma negativa, detectando así las áreas susceptibles de mejora. (Ver Anexo II: “Modelos de registro para el análisis de la realidad del centro en materia de convivencia y clima escolar” y Anexo III: “Cuestionario para la evaluación de la convivencia en los centros educativos”). El chequeo se realizará en los siguientes ámbitos:

  • Entorno social. Deben revisarse, entre otras:
    • Las características generales del entorno donde se ubica el Centro.
    • La relación del Centro educativo con las instituciones locales.
    • La relación entre instituciones locales y familias.
    • La oferta de servicios de las instituciones presentes en la comunidad.
    • Los Planes específicos para mejorar la Convivencia.
  • Entorno familiar
    • Características  generales de las familias: situación sociolaboral, estilos educativos y valores predominantes.
    • Tipo y grado de relación de las familias con el Centro y de éste con las familias.
    • Cauces de participación establecidas para la comunicación e información de la familias.
    • Grado de participación e implicación de las familias en la vida del Centro.
  • Entorno escolar
    • Características generales del Centro: número de alumnos, ratio, infraestructura y organización de los espacios.
    • Características generales del profesorado: estabilidad laboral y formación específica para abordar temas de convivencia.
    • Características generales del alumnado: etapa evolutiva, nivel socio-económico y cultural, multiculturalidad, grado de regularidad en la escolarización y expectativas.
    • Dinámicas generales: gestión de la Convivencia, participación de los diferentes sectores de la comunidad educativa en el PEC (Proyecto Educativo de Centro), tratamiento de la Convivencia en los diferentes Documentos que rigen la vida del Centro, grado de identificación con el Centro, medidas de atención a la diversidad y Tratamiento de ejes transversales.

Todos los sectores de la Comunidad Educativa abordarán por separado el diagnóstico de los tres ámbitos. El Equipo de trabajo proporcionará los Instrumentos y difundirá el diagnóstico a todos los sectores de la comunidad educativa.

SUBIR >

Concreción del Plan

Se debe tener en cuenta que el Plan de Convivencia estará en continuo cambio y revisión. En cualquier caso se deben abordar las siguientes cuestiones:

  • Definición de objetivos. En el establecimiento de los objetivos para la mejora de la convivencia deberán tenerse en cuenta los principios y fines de la educación recogidos en los artículo 1 y 2 de la LOE; en concreto habría que tener presente la importancia de:
    • Desarrollar estrategias para la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos.
    • Potenciar la consecución de la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social.
    • Propagar el ejercicio de la tolerancia y la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia.
    • Argumentar, para su aprendizaje significativo, la formación para la paz, el respeto a los derechos humanos, la cohesión social, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos.

La planificación deberá tener en cuenta algunas premisas básicas como:

    • Coherencia: Todas las actuaciones del centro deben estar interrelacionadas con otras.
    • Totalidad: Implicación de todos los miembros de la comunidad educativa.
    • Orientación comunitaria: Los centros educativos despliegan esfuerzos conjuntos, duraderos y completos para mejorar las relaciones sociales.
    • Causalidad: Deben buscarse las causas verdaderas y profundas que originan ciertos comportamientos.
  • Diseño de nuevas estrategias de actuación y acciones a desarrollar. Las medidas que el centro seleccione tienen que contar con los siguientes requisitos.
    • Ser acordes con los objetivos y principios del modelo de convivencia definido y asumido por el centro.
    • Deben contemplar tanto medidas de carácter preventivo (trabajan la convivencia para evitar que se produzca el conflicto) como de intervención (actúan cuando los conflictos se han manifestado)
  • Detección de necesidades: recursos, protocolos, formación, etc.

El análisis de la situación general del centro y la concreción que se haga del Plan nos indicará las fortalezas y debilidades de las estrategias que se vienen desarrollando por lo que, en función de las mismas, se pueden determinar cuáles son las necesidades de formación y qué recursos se requieren: materiales, protocolos de actuación, etc.

SUBIR >

Desarrollo del Plan

Se realizará de manera coherente, coordinada y desde el compromiso de todos los miembros de la Comunidad Educativa. En cada curso escolar se concretarán las actuaciones a través del Programa Anual de Convivencia, que formará parte de la PGA y deberá explicitarse:

    • Objetivos específicos.
    • Acciones y/o actividades.
    • Responsabilidades.
    • Temporalización de las acciones.
    • Recursos.
    • Indicadores de logro.

SUBIR >

Difusión del Plan

El Plan de Convivencia del Centro, una vez aprobado por el Consejo Escolar, debe ser conocido y asumido por todas las partes implicadas. El equipo de trabajo garantizará su difusión. Proponemos algunos canales de difusión:

    • Consejo Escolar.
    • Tutorías con Padres, reuniones de principio de curso.
    • Reuniones de la Junta de Delegados.
    • Reuniones específicas con representantes de las instituciones públicas o privadas dedicadas a la cultura en la localidad o barrio.
    • Tablones de anuncio, folletos, dípticos, revista del centro, sitio web del centro.
    • AMPAS.

SUBIR >

Seguimiento y evaluación del proceso

Una vez se esté aplicando el Plan de Convivencia, la Comisión de Convivencia del centro realizará el seguimiento del mismo a lo largo de cada curso escolar y se podrá elaborar trimestralmente, o en los plazos que se estime oportuno, un documento en el que se recoja las incidencias producidas en este periodo, las actuaciones llevadas a cabo, los resultados conseguidos y las necesidades detectadas para así informar al Consejo Escolar, cuyos miembros darán traslado de la información a los diferentes sectores de la comunidad escolar que representan.

Por otra parte, la Administración Educativa realizará un seguimiento de los Planes de convivencia de los centros velando por el cumplimiento de los mismos y proporcionando el asesoramiento que se considere adecuado.

SUBIR >

Asesoramiento y apoyo externo al centro

Al margen de los cursos, los centros educativos pueden solicitar a los Centros de Innovación Educativa y Formación del Profesorado (CIEFPs) formación específica y asesoramiento en relación con la elaboración de sus propios Planes, de hecho varios centros vienen ya desarrollando desde hace años seminarios y grupos de trabajo en torno a la convivencia escolar.

Igualmente el Servicio de Inspección Educativa, a través del equipo sectorial de Convivencia Escolar, presta asesoramiento y apoyo técnico a los centros para el desarrollo y mejora de sus planes y actuaciones en esta materia.

  • Normativa aplicable. (ver)
  • Anexos:
    • Mitos e ideas erróneas sobre el maltrato entre escolares. (Anexo I)
    • Modelos de registro para el análisis de la realidad del centro en materia de convivencia y clima escolar. (Anexo II)
    • Cuestionario para la evaluación de la convivencia en los centros educativos. (Anexo III)
    • Lista de chequeo de posible bullying. (Anexo IV)
    • Fases de la mediación. (Anexo V)
    • Hoja de recogida de información sobre bullying. (Anexo VI)

SUBIR >